May 262015
 

Uno de los muchos problemas de nuestras sociedades son las violaciones. El tema de la violación es muy extenso, pero en esta entrada me voy a centrar en una cosa clave: el consentimiento. Si os interesa el tema, os recomiendo el capítulo “Imposible violar a una mujer tan viciosa” del libro Teoría King Kong.

Las mujeres vivimos con miedo de que nos violen cuando volvemos de noche a casa, cuando vamos por según qué zonas, cuando vemos a según qué hombre con según qué pintas, etc. Realmente es más probable ser violada por alguien a quien conoces, como tu padre, tu novio, tu amigo, tu marido, tu hermano, tu primo, el amigo de tu padre, el novio de tu madre, tu compañero, etc. Sobre esto recomiendo el reportaje “Yo quería sexo, pero no así”.

Hace un año el ministerio del interior publicó unas recomendaciones para las mujeres, como si en nuestra mano estuviera poner toda la precaución para que no nos violen. Agradezco los consejos, pero quiero poder ir a la hora que me dé la gana por dónde me dé la gana, sola, sin que eso suponga que eso se utilice para justificar una violación o para que parezca menos grave. Esto se llama culpabilizar a la víctima, pero de eso ya escribiré en otro momento.

A nosotras se nos dan multitud de “consejos”, pero a mi parecer los hombres no reciben el mensaje “No violes” suficientemente claro. No queda suficientemente claro porque no se entiende qué es el consentimiento. En el vídeo siguiente está muy bien explicado con una taza de té. El vídeo está en inglés, pero se le pueden activar los subtítulos en español.

En el vídeo no lo dice, pero se puede sustituir “inconsciente” por “borracha”, “drogada, “dormida”, etc.

 Leave a Reply

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>