Mar 012013
 

Soy de esas personas que no tienen whatsapp y a la que sus amigos le dice “Hazte whatsapp, es super útil y es gratis. Es muy fácil hacérselo”.

Voy a explicar las razones por las cuales no tengo whatsapp. Como las cosas van cambiando, supongo que cada actualización de whatsapp será mejor que la anterior, así que la página quedará desactualizada. Por suerte hay razones que no se desactualizan.

Razones que te afectan como usuario (los fallos de seguridad están al final)

– Utilidad: los servicios tipo whatsapp  no aportan nada que no se pudiera hacer antes: mandar sms. Lo hace a un coste más reducido, sí, pero también hay tarifas que incluyen sms ilimitados (o casi) sin coste por mensaje.

– Intrusivo: todo el mundo que se sepa tu número de móvil puede hablarte por whatsapp. No sé si lleváis la cuenta de quién tiene vuestro número de teléfono, yo no. Está claro que todo aquel que tenga mi número me pueden llamar y escribir mensajes, pero el hecho de que no sea gratis hace que no lo hagan.

– La aplicación whatsapp no tiene sistema de “petición de amistad”. Sí, luego puedes bloquear a la gente, pero es más cómodo que yo elija desde un principio quién me puede hablar por whatsapp. De hecho, es lo normal, en la mayoría de las redes sociales (Facebook, N-1, Tuenti incluso en Twitter se puede configurar) que solo sea tu amigo (te siga en caso de Twitter) aquel que tú aceptes como tu amigo. Que esto no sea configurable me parece una violación de la intimidad. [1]

– La aplicación whatsapp  es inestable y sus creadores no dan mucha información. Tienen un blog cuya última entrada a día de hoy (1 de marzo de 2013) es del 29 de diciembre de 2012 y no creáis que está muy actualizado en general. Además utilizan una cuenta de Twitter @wa_status cuyo último tweet es del 20 de diciembre y la mayoría de ellos son del tipo “estamos trabajando para solventar el problema”.

– Los mensajes enviados por la aplicación whatsapp estuvieron bastante tiempo sin cifrar y los creadores lo sabían. Aunque por suerte ya está cifrado, me parece poco profesional y una forma de aprovecharse de la ignorancia de los usuarios (que deberían preocuparse más por sus cosas) dejando al descubierto su intimidad.

– Darse de baja es más difícil que darse de alta. Darse de alta es descargarse la aplicación, aceptar unas cuantas cositas y ¡ya tienes whatsapp! Darse de baja no es tan fácil, no hay ningún botón en el entorno de la aplicación que ponga “Eliminar cuenta” o algo similar.  Por suerte es más transparente por parte de los creadores  que apostatar o eliminar una cuenta no-premium de spotify, en la sección de preguntas frecuentes explican cómo se hace dependiendo del sistema operativo.

Hay usuarios de whatsapp que escriben en sus blogs algunas experiencias desagradables.

Algunos fenómenos sociales que se dan con whatsapp o servicios similares:

  •  Las aplicaciones como whatsapp hacen que estemos más enganchados a las nuevas tecnologías, con lo que si nos quedamos sin él, nos sentimos aislados socialmente. Esto me parece terrible, crea una dependencia, pero claro, nadie reconoce que esté enganchado al whatsapp. Sólo hace falta ver las reacciones cuando whatsapp no funciona, su móvil no funciona, etc.
  • Más terrible me parece aún cuando dos personas quedan y está alguna de ellas hablando por whatsapp con otras personas. Esto ya ocurría con las llamadas, pero ahora se ha extendido más, pues lo puedes hacer en silencio y no es tan cantoso. Me parece una falta de educación tremenda.
  • Hay personas que se pasan el día hablando por whatsapp en vez de quedar en persona y que cuando quedan no tienen nada que decirse. Tristísimo.
  • Exclusión: hay grupos de amigos (los míos no por suerte) en los que el que no tiene whatsapp no se entera de los planes. Claro, como no tiene whatsapp es culpa suya por no enterarse. Pues vaya amigos que son si para contar con su amistad tienes que tener un móvil bastante moderno, tarifa de datos y encima estar pendiente del whatsapp.
  • Whatsapp facilita el control o cotilleo, pues tus contactos pueden ver a qué hora te conectas y desconectas y gracias a los fallos de seguridad (ver más abajo) se podía ver con quién hablabas si te conectas en una red WIFI, algo muy común en los hogares.
  • Por último, los malentendidos. Las conversaciones que no son en persona son más propicias a malentendidos. Al caso de whatsapp hay que añadir las confusiones surjidas del doble check. Incluso en el blog de whatsapp explican su significado.

Para darle un poco de humor aquí tenéis un vídeo.

Razones éticas o morales

– Para tener whatsapp es neccesario tener un móvil con unas cualidades determinadas. Esto hace que financies la guerra del Congo, pues esta guerra se debe a la explotación del tántalo que en los móviles se utiliza en forma de coltán en las resistencias. La mayor parte de la extracción del tántalo se dedica a la telefonía, con lo que si no tuviéramos esos móviles, se explotaría menos las minas del Congo. Los beneficios de las extracciones se las quedan grandes empresas (entre ellas Bayer) y los ciudadanos que son explotados en las minas no ven prácticamente nada si se tiene en cuenta que son los recursos naturales de su tierra. [2]

– Tener whatsapp (y más cosas) ha hecho que mucha gente cambie de móvil cuando su móvil anterior funcionaba perfectamente, dejándolo en desuso, colaborando al modelo de consumo exacerbado imperante en nuestro tiempo, comprando  cuando aún se pueden utilizar cosas que ya tenemos, aumentando los residuos generados, el gasto de dinero sin necesidad alguna (recordemos que estamos en crisis)…

– Whatsapp no es gratis. Para usar whatsapp, a parte de tener un móvil con conexión a Internet y una tarifa de datos, pues descartamos la opción WIFI por motivos de seguridad.

“Pero si te dan un móvil por 0€.”

No, nadie te da nada gratis. A cambio les das tu permanencia durante un tiempo con cierta tarifa.

“Pero si son muy baratas y no vas a dejar de tener móvil te da igual.”

Si en algún momento no podemos pagar esa tarifa, empezaremos a tener deudas con la compañía telefónica.

Además, hay gente que no tenía un plan de datos ilimitado así que el whatsapp le consumió dinero del saldo.

– Otra cosa un poco molesta de whatsapp: sus creadores. ¿Quiénes son? No es fácil obtener información sobre ellos, pues guardan celosamente su intimidad como se ve en una entrevista para el diario El País. En cambio, ese respeto a la intimidad no lo tienen con sus clientes si dejaron los fallos de seguridad que hubo y hay. No parecen muy de fiar…

Si aún así, os puede el ansia de la conexión con todos vuestros contactos a través de mensajes de texto, podéis consultar alternativas a whatsapp. Algunas con cifrado de mensaje, que se pueden utilizar en el ordenador y tener los mismos contactos que en msn o en el correo, con y sin geolocalización… Aquí os dejo una comparación de más de 20 alternativas y la <a” href=”http://www.securitybydefault.com/2012/07/spotbros-alternativa-fiable-whatsapp.html” target=”_blank”>entrada en Security By Default sobre Spotbros.

Fallos de seguridad de Whatsapp

Es bien conocido que whatsapp mantuvo sin cifrar su flujo de datos durante mucho tiempo, pese a que sus creadores conocían el hecho. Afortunadamete desde agosto las conversaciones y demás datos se encriptan, aunque su seguridad sigue siendo baja. Hay que tener en cuenta que estos arreglos se están haciendo porque personas ajenas a los creadores están llamando la atención, no porque ellos se preocupen por el servicio que dan. En el blog de seguridad informática Security by Default hicieron una serie de entradas dejando al descubierto bastantes agujeros si utilizas whatsapp desde una red WIFI.

No sé cuántos de estos fallos de seguridad siguen vigentes, pero algunas de estas entradas son posteriores al cifrado de los mensajes. Aviso, algunas entradas son bastante técnicas.

Acceder a tu cuenta conociendo tu número de teléfono  0

Whatsapp almacena también en tu móvil los mensajes borrados y las coordenadas geográficas (donde estuviste y a qué hora) 

Cómo se podían leer mensajes en una red wifi

Cuántos usuarios de whatsapp hay y qué estado tienen (independientemente de la red que usases).

Espiar con whatsapp: enviar o recibir mensajes desde un ordenador, interceptar fotos, mensajes, …

Robo de cuentas y spam

Fuentes adicionales:

[1] http://www.eleconomista.es/CanalPDA/2012/39627/las-cinco-in-mis-motivos-para-no-usar-whatsapp/

[2] Werner, K. y Weiss, H. El libro negro de las marcas. El lado oscuro de las empresas globales  Editado por: Sudamericana, Buenos Aires

 Leave a Reply

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>